viernes, 7 de marzo de 2014

Plantas para nuestra salud. Preparación y presentaciones.

Dedicaremos este artículo a la forme de preparar las plantas para su uso.

Primero debemos saber que absolutamente todas las plantas que se utilizan como fitosaludables, tienen efectos secundarios, si bien muchísimo más leves que los medicamentos, e incluso pueden interactuar con ellos pudiendo tener complicaciones, por l que aconsejo utilizarlas siempre bajo la supervisión de un profesional cualificado.

Normalmente, se suelen utilizar las plantas, a nivel doméstico bajo la forma de infusiones, tisanas o cocimientos, en todos estos casos, el vehículo extractor es común y simple: el agua.

Cuando utilizamos el AGUA como vehículo extractivo reciben el nombre genérico de TISANAS: son preparaciones acuosas en las que se aprovecha el poder de extracción que posee el agua. Sus diferencias son las siguientes:
·         Infusión: se vierte el agua hirviendo.
·         Decocción: añadir la planta en agua hirviendo y dejarla hervir.
·         Maceración: en agua a temperatura ambiente.
·         Digestión: macerar la planta en agua a temperatura media.
·    Percolación o lixiviación: el agua, alcohol u otro disolvente atravesaría una columna llena de planta pulverizada.

La extracción va a depender depende de varios factores:
·         La cantidad de agua. Mayor cantidad de agua, mayor agotamiento de principios activos de la planta.
·         Las influencias entre unos y otros principios activos, una vez en solución.
·         La temperatura. Temperatura cercana a los 100° C favorece la extracción.
·         El tiempo. La duración del contacto de la planta con el agua.
·         El grado de pulverización de la planta. Mayor extracción cuanto más troceada esté.

También para la utilización tenemos otras formas de extracción de los principios activos y beneficiosos:
·         ZUMOS O JUGOS
·         TINTURAS: Mediante una maceración, pero no con agua, sino con alcohol-agua. Donde la relación entre planta y disolvente puede variar del 10 al 20%. Y suelen ser preparaciones muy simples y sin manipulaciones posteriores.
·         EXTRACTOS FLUIDOS. Inconvenientes de que la mayor parte de alcohol, se evapora en el proceso, por lo que su caducidad es corta. Pero en ellos los aceites esenciales de la tintura desaparecen, es decir están incompletos.
·         EXTRACTOS SECOS, contienen menos de un 4% de agua. Son muy eficaces y con casi la totalidad de principios activos de las plantas: se hace una extracción escalonada, por lo que se llega al agotamiento total de la planta.
·         TABLETAS, CÁPSULAS Y COMPRIMIDOS
Se elaboran con los extractos secos de las plantas, o bien con la planta triturada.
El término extracto estandarizado o extracto de potencia garantizada, garantiza que contiene siempre el mismo nivel de compuestos activos, con lo que se puede establecer una dosificación más precisa.
Podremos encontrar:
·         Plantas de máxima potencia que incluye extracto de la planta y planta natural triturada.
·         Planta de máxima potencia estandarizada, incluye extracto estandarizado de la planta y planta natural triturada.

Tras este breve conocimiento de las diferentes formas de preparar nuestras infusiones y las presentaciones de las plantas, podremos mejorar nuestra forma de prepararlas y elegir la composición más adecuada, aunque como dije al comienzo de este artículo, siempre deberemos asesorarnos con un profesional cualificado antes de tomarlas con fines de mantener o recuperar la salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.