jueves, 27 de febrero de 2014

Sobre síndromes reaccionales o diátesis

Muchas veces observamos como las personas perdemos la salud mediante unas pautas que están establecidas según la constitución de cada individuo, y que cada cual reacciona de una forma distinta ante los mismos estímulos físicos y emocionales.


Teniendo en cuenta la constitución física de cada individuo, analizando tanto sus puntos débiles como aquellos que presenten un fortalecimiento especial, comportamiento psíquico, estados carenciales, tendencias, estados de ánimo, (euforia, decaimiento, tristeza, alegría, etc.), observamos que existen unas predisposiciones y manifestaciones en el terreno del campo físico y mental, que se denominan síndromes reaccionales o diátesis, y que están definidos en cinco grupos.

Todos nos podemos encuadrar en uno (normalmente dos con predominio de uno sobre el otro), pues no hay nadie que tenga un modelo puro en alguno de los síndromes reaccionales, es decir predisposición a la pérdida de la salud según un modelo constitucional orgánico.

Estos síndromes fueron descritos por el Dr. Jacques Menetrier, que postuló que la Diátesis es la disposición particular de un individuo a padecer ciertas manifestaciones de enfermedades.

Hay cinco síndromes o diátesis

  • 2 Constitucionales, es decir nacemos con uno u otro, otra cosa es que se manifieste con sus alteraciones de la salud, pero siempre tenemos esa predisposición.
  • 2 Degeneración de los constitucionales.
  • 1 de desadaptación o neuroendocrino, que queda subdividido en dos.
Hablemos brevemente de los constitucionales:

SÍNDROME HIPERREACTIVO (MADERA)
- Este síndrome hace que el individuo reaccione en exceso ante cualquier estímulo.
- Suelen tener alteraciones de la salud agudas por exageración de las funciones orgánicas.
- Suelen estar cansados por la mañana y activos por la noche, y son emprendedores, inestables, resistentes a la fatiga y tienen confianza en sí mismos.

SÍNDROME HIPORREACTIVO (METAL)
- En este síndrome la reacción a los estímulos es pobre, el organismo reacciona en defecto.
- Suelen presentar alteraciones de la salud subagudas y por disminución moderada de las funciones.
- Son personas que se cansan fácilmente, se encuentran fatigados por la noche y activos por la mañana. Son distraídos y se concentran poco. Suelen ser tristes y pesimistas y más estáticos que dinámicos.

Las dos degeneraciones de estos síndromes

SÍNDROME DISTÓNICO (FUEGO)
- En este síndrome, que se da por degeneración del hiperreactivo, la reacción es “caótica”, con altibajos y existe un cuadro de ansiedad añadido.
- Por tanto las alteraciones de la salud suelen ser subagudas o crónicas que cursan en fases y se agravan con situaciones de ansiedad.
- Se cansan todo el día y tienen problemas de circulación con dolores de piernas. En muchos casos manifiestan nerviosismo, depresión, melancolía, ansiedad y sufren fuertes bajones de energía vital.

SÍNDROME ANÉRGICO (AGUA)
- Este síndrome que es dado por la edad y por degeneración del hiporreactivo, da una falta de reacción.
- Manifiesta alteraciones de la salud crónicas o degenerativas con disminución importante de las funciones.
- Son personas indecisas, desordenadas, de poca vitalidad que se sienten muy cansadas desde la mañana hasta la noche, con sentimiento de que la vida es absurda, con poca memoria y capacidad de concentración, depresivas que pueden llegar a pensar en el suicidio. Su cansancio es permanente, su envejecimiento precoz y su agotamiento total. Muy sensibles al frío.

El síndrome de desadaptación o neuroendocrino.

Realmente no se trata de un verdadero síndrome reaccional como tal, pero que cuando se manifiesta, puede alterar cualquiera de los otros con alteraciones endocrinas. Dependiendo de en que eje endocrino se manifieste, tendremos:

SÍNDROME HIPOFISO-PANCREÁTICO   (TIERRA)
- Alteraciones de la salud que tienen que ver con el metabolismo de los hidratos de carbono.

SÍNDROME HIPOFISO-GENITAL  (TIERRA)
- Alteraciones de la salud y situaciones que tienen que ver con el resto de las glándulas endocrinas.
- Son friole­ros y no les gusta el frío ni la humedad.

En ambos casos, cambian bruscamente de estados de excitación a estados depresivos.

En otra ocasión abundaré en este tema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.