viernes, 14 de febrero de 2014

Sobre el cuidado de nuestra salud

Las formas de cuidar nuestra salud, son muy diversas, pero para hacerlo de forma racional y progresiva, deberíamos seguir ciertas pautas naturales antes de afrontar terapéuticas agresivas. No preconizo el uso a toda costa de las técnicas naturistas, si no que hasta donde ellas llegan y evaluando correctamente el estado de salud, utilizarlas para la recuperación de la misma, teniendo en cuenta que el mayor trabajo de estas técnicas está en el mantenimiento de la salud a través de la prevención, y allí donde hay una disfunción, son totalmente adecuadas, no tanto donde hay una lesión, no porque no funcionen, si no porque muchas veces el riesgo está en el tiempo y el avance del deterioro de la salud.

Estas formas de cuidado de nuestra salud, deberían tener un orden adecuado, y que propongo, como en la medicina tradicional china, sería la siguiente:


1º. Por la alimentación y el régimen de vida. Esto es, la alimentación es primordial, como habréis comprobado a través de anteriores artículos. No es asunto banal y deberemos aplicarla durante toda nuestra vida. No menos importante es el régimen de nuestra vida, nuestras emociones y relaciones sociales, las cuales pueden llevarnos a veces a estados emocionales alterados que repercuten en todo nuestro organismo. Un estado armónico favorece en gran medida nuestra salud, ya sabemos que un estado deprimido hace que nuestro sistema inmunitario decaiga quedando expuesto nuestro cuerpo al ataque de los patógenos.




 2º. Por el ejercicio físico. El mantenimiento en forma del cuerpo repercute directamente en la salud. El corazón bombea la sangre a todas nuestras células, pero para retornar la sangre al corazón, hace falta que la presión de los músculos sobre las venas ayuden a este retorno, por lo tanto ejercicio físico moderado a cada persona y menos sedentarismo. También las células necesitan eliminar los deshechos a través de la linfa, y esta no tiene más motor que nuestros músculos para hacer que llegue al sistema venoso.



3º. Por técnicas poco agresivas. Una estimulación del organismo a través de masajes, acupresión, reflexologías, baños, arcillas, etc., pueden hacer que nuestro cuerpo mantenga la fortaleza necesaria y se le aporte el estímulo suave para recuperarse de determinadas disfunciones que evitarán que aparezcan algunas enfermedades o lesiones al mantenerse el estado vital lo suficientemente potente en la defensa de todo el cuerpo.


A través de la fitosalud, es decir plantas salutíferas. Tradicionalmente se han utilizado las plantas para el cuidado y la recuperación de la salud. Debemos tener en cuenta que absolutamente todas las plantas tienen efectos secundarios, si bien no son tan potentes como las drogas químicas procesadas, por lo que deberemos conocerlas bien antes de utilizarlas como medicamento.

5º Cuando es necesario, utilizar los productos químicos recetados por los médicos.

No olvidar la importancia de consultar con un profesional al tener cualquier síntoma o signo que indique que algo no funciona bien en nuestro organismo, todo proceso de pérdida de salud “siempre avisa” de alguna forma antes de manifestarse la enfermedad, por lo que cuanto menos tiempo pase entre el primer síntoma y la evaluación de la salud, más fácil y rápida será la recuperación, y no se agravará si tomamos las decisiones rápidamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.